Días 760 a 773 (14 al 27/12/2011): Kwanyip, el último chaman.

Lo primero desearos que hayáis tenido una feliz Nochebuena y Navidad. Nosotros por fin tenemos buenas noticias que daros, todo apunta a que esta vez sí es la definitiva.

Curioso como una situación que se prolonga más de 10 meses puede cambiar en un día, aunque está claro que si hemos llegado hasta aquí es por todo lo que ha sucedido previamente, y por cómo hemos luchado y sufrido por ello.

Desde mi último reporte en el blog no se produjeron prácticamente avances; correos, gestiones y llamadas todos los días, pero sin resultados.  De hecho la semana pasada fue especialmente dura, además de los continuos retrasos en la recepción de las piezas que esperábamos de Argentina, apareció un nuevo problema: al levantar el barco para reposicionarlo en el varadero observamos 4 abolladuras en el casco, bastante profundas, todo apuntaba a que se había deslaminado en esas zonas por un mal apoyo, probablemente porque la orza estaba mal asentada. Eso implicaba una nueva reparación, sanear y volver a enfibrar, es decir, cortar las zonas de casco dañadas y rehacerlas, una tarea complicada que se podía demorar un par de semanas más. Todo ello se aderezó con discrepancias acerca de la responsabilidad de la avería y alguna complejidad añadida. Llegamos al fin de semana de Navidad agotados de lo que parecía una pelea continua con nuestro entorno, sin resultados tangibles y cada vez con un horizonte más oscuro…

¿Y que hicimos? Pues lo normal en estos casos… acudir a lo paranormal, si lo lógico no funcionaba ya… tendríamos que recurrir a lo ilógico, nuestra mejor opción: buscar un hechicero.

¿Y de dónde lo sacamos? No es nuestro país, no conocemos a ninguno. Ni cortos ni perezosos nos dirigimos a los viejos pescadores del lugar, y preguntamos… risas y carcajadas fue lo primero que obtuvimos a cambio, salvo uno de ellos, un anciano con el rostro negro por el sol, lleno de profundas hendiduras de tantas inclemencias meteorológicas soportadas. Si buscáis un auténtico chaman, tendréis que ir al sur –dijo sin levantar la mirada de la red que estaba reparando-, y buscad a un xoon, así se llama a los hechiceros del pueblo Selk’nam, indígenas que habitaban la Tierra del Fuego, son temidos y respetados por sus poderes, preguntad por sus últimos descendientes.

No sabíamos cómo ni dónde encontrarlos, pero tantas cosas habíamos intentado ya en estos casi 11 meses, que por probar una más, por descabellada que pudiera parecer, poco íbamos a perder.

Tomamos nuestras botas de montaña y nuestra mochila, a pesar de navegar en un barco somos tipos previsores y preparados para la vida moderna, y nos dirigimos hacia donde tintinea la Cruz del Sur, la estrella que marca el camino opuesto a nuestra querida Polar. Era irónico que tuviéramos que volver a la zona que nos castigó de tal modo que nos originó el problema para tratar de resolverlo.

Después de autobuses, colectivos y hasta carros tirados por caballos, llegamos a una pequeña aldea situada a la falda de los Andes, en plena Tierra del Fuego, no se nos ocurría un lugar más recóndito para buscar lo imposible, ¿Dónde mejor buscar una tribu perdida que en un lugar perdido?

Miradas furtivas, desconfianza, huidas, esas fueron las primeras reacciones de las pocas personas con las que nos encontrábamos, nadie hablaba, gestos negativos casi sin palabras ante las palabras xoon o Selk’nam. Yo creo que la desesperación en nuestros ojos fue la que ablandó el corazón de un hombre de edad indeterminada y aspecto de campesino del altiplano.

No sé cuál es vuestro problema ni quiero saberlo –comentó-, pero está claro que para llegar hasta aquí debéis tener una fuerte motivación, buscad a Kwanyip, él es el último xoon, el último chaman, el descendiente de los Selk’nam, su magia es tan poderosa que solo con desearlo puede mover una de esas cumbres nevadas que veis a nuestro alrededor.

¿Y cómo lo encontraremos?

No podéis –respondió-, si así es su deseo él os encontrará a vosotros, solo podéis elegir una montaña y ascenderla, el resto no está en vuestras manos.

Pero, ¿y que montaña? ¿Qué camino seguimos?  ¿y si nos perdemos? ¿Cómo sabremos cuando detenernos? ¿o si hemos elegido la montaña adecuada? No llevamos equipo de alta montaña ni de escalada, podemos morir de hambre, frío o despeñados por uno de esos interminables precipicios…

Ante nuestra avalancha de preguntas levantó la mano con gesto de no querer dar más explicaciones y sencillamente dijo: “es vuestra elección, seguid el camino que os dicte el corazón, el que tiene fe nunca se pierde”. Sin más se dio la vuelta y desapareció entre las pequeñas casas de piedra del mismo modo que había aparecido.

Nos asaltaron las dudas, el riesgo era importante, iba a ser muy duro, pero algo en nuestro interior nos decía que valía la pena, había que intentarlo.

Estudiamos las montañas que nos circundaban, imponentes y majestuosas, blancas e inexpugnables. Sobre ellas una destacó a nuestros ojos, era la más alta, pero la más bella, en cierto modo me recordaba a Zermatt, la mítica cumbre Suiza. Representaba la mayor complejidad en la subida, pero también el mayor desafío, fuera como fuera no podíamos dejar de mirarla, nuestro corazón ya había hecho su elección.

Nos encaramos a ella tras una larga caminata y comenzamos el ascenso. Todo era difícil, apenas podíamos respirar por la altura, frio y viento, rocas enormes, paredes casi verticales, ningún camino o senda, ¿podría alguien vivir allí arriba?  Paso a paso fuimos eligiendo el mejor recorrido, sin dejar de ganar altura, aunque cada vez las cosas se complicaban más y más, pero siempre que un tramo parecía imposible al final encontrábamos un paso alternativo. Hasta que llegamos a un punto que parecía el final del camino, la sombra del abandono planeó sobre el cruce de nuestras miradas, pero la vista era tan bonita desde allí, nos sentíamos tan bien anímicamente, que decidimos superar la última roca para contemplar mejor el esplendoroso paisaje. Solos no podíamos, pero subiendo uno a hombros del otro, y tirando éste del brazo del compañero si lo logramos.

Nos sentamos, exhaustos y tiritando, pero felices de poder estar disfrutando de un espectáculo del que pocos, o quizás nadie, haya podido captar en sus retinas.

De repente, junto a nosotros, en aquel risco, alguien nos observaba en silencio. Cubierto de pieles y con un aspecto entre un indio y un esquimal, nos asustó inicialmente, pero luego comprendimos, no podía ser otro…

¿Eres tu Kwanyip? Necesitamos tu ayuda,  tenemos un problema con nuestro barco que no logramos resolver, necesitamos tu magia.

Permaneció inmóvil durante tanto tiempo que dudamos de si en realidad estaba allí congelado, pero no, su mandíbula se movió, y con esa voz pausada y segura que solo procede de la garganta de los hombres realmente sabios, nos dijo: “vosotros no me necesitáis, solo necesitabais llegar hasta aquí, porque para eso hace falta tener el auténtico poder, el mismo con el que podría mover una montaña, ese poder es único e imparable, y se llama LA ILUSIÓN. Ahora bajad antes de que caiga la noche y volved, alimentad vuestro poder y creed en él, eso os permitirá conseguir lo que os propongáis, aunque tenga el mismo nivel de complejidad que llegar hasta aquí.”

Kwanyip calló y quedó de nuevo inmóvil, había hablado poco, pero nos había dicho mucho, habíamos entendido muchas cosas. Era el momento de regresar, pero con precaución, porque sin vida tampoco se pueden conseguir las metas.

No logro discernir si aquello fue realidad o no ha sido más que un sueño. Hoy todo ha cambiado, ha llegado el material que esperábamos de Argentina y mañana iniciaremos su montaje, al comenzar la reparación del casco nos hemos encontrado con que los daños eran en realidad superficiales (solo la masilla) y que la fibra no estaba deslaminada (eso simplifica y acorta enormemente la reparación).

Si todo va bien, es posible que el viernes se hayan acabado los trabajos y el sábado podamos echar el Bahari al agua, para que reciba el nuevo año en su elemento, el mar. Con suerte podríamos zarpar en los primeros días de enero, pero si no es así, no pasara nada, seguro que no quedara mucho, seguro que lo conseguimos, porque tenemos el poder, el poder de la ilusión…  ¡Gracias Kwanyip!

Sed felices

Kike

PD: ¡Feliz día de los inocentes! ¿Cuánto tendrá de real esta historia? Que cada uno lo juzgue, pero os aseguro que los resultados y los nombres son reales (buscad en Google), ya os cuento cómo va el montaje y la reparación…

19 Responses to “Días 760 a 773 (14 al 27/12/2011): Kwanyip, el último chaman.”

  1. fernando dice:

    cabron que susto me has dado te iba a recomendar un amigo psicologo leyendo la historieta……..

  2. Daniel dice:

    No esta mal la historia, el relato casi parece autentico y con mucha imaginación(muchacho tu futuro es ser escritor). Me alegro de que las reparaciones sean más simples y el Bahari reluzca su nueva cara y a navegar. Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

  3. Sebastian dice:

    Excelente relato. En la primera parte de la lectura dije, se volvieron locos, a los renglones, no pude soportar la intriga e hice scroll hacia abajo para ver donde delataba que era una ficcion y vi de reojo la frase dia de los inocentes, y me quede mas tranquilo, luego termine de leer el excelente relato.
    Feliz Navidad.
    Abrazo grande a los dos.
    Sebastian
    BS As

  4. Mari Carmen dice:

    Que bueno eres.
    Llevo siempre en el bolso un librito de sabios consejos para VIVIR CON ILUSION, escrito por el guro de la calma Paul Wilson, lo he abierto para ti y dice: Para ver la oportunidad en vez del problema, hace falta disciplina y perseverancia. Ha acertado 100% tu tienes las dos cosas.
    Besos y Feliz Año 2012.

  5. Mireia Molero dice:

    Hola Aventureros, cuánto tiempo!

    Primo parece un auténtico cuento de Navidad; aunque por un momento he pensado que con la desesperación se os había ido la pinza! Sea como sea, las palabras de Kyanip son ciertas, así que hacerle caso.

    Un beso enorme

  6. Parte de su audiencia internacional dice:

    Ufff… inocentes… aqui en Zermatt es el primero de abril! Me hace miedo, tonto 😉
    Gros becs, D.

  7. jose manuel (primo) dice:

    Primo, ¿realidad ó ficcion? , me da igual, ha sido una pasada de relato espero que se repitan mas a menudo…
    NOTA: feliz navidad y feliz año nuevo 2012… y feliz continuacion aventura oceanica….

  8. charo dice:

    CURIOSA HISTORIETA LA DEL” CHAMAN”!!!!!!!!!
    OS HA DEBIDO DAR MUXO LA SOLANA EH?????

    DESPUES DE LAS ULTIMAS NOTICIAS,ESPERO QUE ESE PODER NO OS FALLE,PORQUE LO VAIS A
    NECESITAR MUY MUCHO.

    AÑO NUEVO,VIDA NUEVA, O ESO DICEN…….ASI QUE ¡¡¡¡¡FELIZ 2012!!!!!!!!!!

    QUE TODOS TUS DESEOS E ILUSIONES SE HAGAN REALIDAD Y ESTOY SEGURA DE QUE SERA ASI

    MUXO ANIMO Y MUXUS MUAS

  9. Francis dice:

    Hola marineros, bienvenidos al mundo mitologico circumpacifico, al pie del Monte Cervino de los Andes !
    Me encantan los cuentos de esto tipo. Lla veremos lo que van encontrar en la isla de Pascua y mas alla en
    el mundo de la Polynesia…
    Con compleanios por 2012 y un abrazo fuerte,
    Francis

  10. manoli de lebrija dice:

    Hola primo, feliz Navidad y feliz Año 2012, vaya releto creia que estaba leyendo un libro de aventuras pero me alegro que ya todo se vaya solucionando, lo de escritor creo que te lo debes de pensar porque vales. bueno muchos besitos de la familia .

  11. Willy BCN dice:

    qUE CABRON!!! Mira k la historia es guapisima y muy creible!!!!

    joder k putada k no se a cierta!! en fin en realidad lo es a medias porque seguro k lo has soñado.

    Sea lo k sea , seguid hacia adelante a full ilusion. La montaña de Zermatt a la k haces referencia es el Matterhorn, para mi la montaña mas bonita de mundo junto con el Mt Kailash en Tibet.

    Os recomiendo hacer algun tipo de ritual antes de botarlo de nuevo , no se , un re-bautizo, romper una botella de pisco o algo asi.

    Suerte!!! cuenta cuentos

  12. Francis dice:

    El nombre Matterhorn es Aleman, pero el monte forma la frontera entre Suiza y Italia. En italiano se llama CERVINO, y en frances CERVIN.
    Abrazo de francis

  13. charo y luis dice:

    esa otra charo no soy yo, feliz 2012 y nuestros mejores deseos para topdas las aventuras que os quedan aun por vivir (incluidos chamanes, brujos y demas especies) muuy buena la historia, creo que teneis material para un guion de cine de avernturas a lo bestia. A parte bromas ya tenia ganas de saber de vosotros, de todos modos no estaria demas que robarais agua bendita de una iglesia y rociarais vuestro barco por si las moscas, eso no hace daño, como todas las energias positivas son buenas voy a poner a Marinieves la mujer de Arturo a rezar, tiene mucha aficion y a lo m,ejor sirve de algo De nuestra parte muchos besos y contad mas cosas.

  14. Chema dice:

    Acabo de llegar de un nuevo cruce del Atlantico y tres semanas en el Caribe Venezolano. Pensaba que ya estariais en ruta por el Pacifico, pero veo con sorpresa que teneis nuevos problemas con la jarcia.Espero que se solucionen pronto y podais reiniciar el viaje.Por mi parte he estado dos meses cruzando el Atlantico por Barbados y despues en Tobago, Granada, La Blanquilla, Puerto de la Cruz,Tortuga Venezolana y los Roques. Me acorde mucho de mi anterior travesia con vosotros hace dos años. Animo y espero que pronto os hagais a la mar de nuevo. Un abrazo.Chema

  15. Anabel dice:

    El relato mágico e intrigante a la vez. Nos habéis hecho pasar un buen rato. Yo prefiero creer que ha sido cierto!! Feliz 2012!!

  16. Claudio dice:

    Yo creo que es cierto, estando en los magicos lugares de la cordillera, hay mucho de Castaneda en el relato, y hay realidad en al imagen presentada, mientras lo leia esta viajando, por el sur de mi pais, a propisito en la zona si que existen chamanes y estan por ahi

  17. julia castell's students dice:

    Estamos viendo el blog desde la clase de inglés.
    Un saludo de 3º B del IES S. Antonio de Benageber en Valencia

  18. Miguel Muñoz dice:

    Vamos Campeoon sigue asii

  19. isma morata dice:

    Hola soy alumno de Julia esta muy chulo !!! FELIZ AÑO!

Deja un comentario